“Museos, mausoleos y viceversa”, por Estrella de Diego