La exposición itinerante de La Térmica ‘Dalí y Don Quijote, obra gráfica’ llega a Alhaurín de la Torre

Blog

La muestra, que incluye un total de 32 obras del genial autor, podrá visitarse hasta el 25 de marzo en la sala Bryan Hartely Robinson de la Finca Municipal El Portón

Jueves, 16 de febrero de 2017 – La sala Bryan Hartley Robinson de la Finca Municipal El Portón en Alhaurín de la Torre acoge la exposición itinerante ‘Dalí y don Quijote, obra gráfica’ comisariada por Antonella Montinaro, directora de exposiciones de GACMA. Tras su paso por Fuengirola, y de la mano del centro de cultura contemporánea de la Diputación de Málaga, La Térmica, llega a este municipio de la comarca del Guadalhorce para quedarse hasta el día 25 de marzo.

La muestra, de carácter itinerante, está compuesta por 32 obras gráficas y contiene una suite de grabados específicamente dedicada a la Historia de Don Quijote. Se han dividido en bloques temáticos para su correcta comprensión: Salí y Don Quijote, Gala, el erotismo dalianino, Surrealismo y Método Paranoico-Crítico, y La Religión.

Esta metodología permite abordar de forma gradual y monográfica la trayectoria del artista presentado sin perder de vista una perspectiva global histórico-crítica del contexto en el que se ha producido la obra. A través de paneles expositivos se detallan temas relacionados con el artista y las técnicas básicas de su trabajo, concretamente en su último periodo de producción, de 1973 a 1982.

La exposición abrirá sus puertas el 17 de febrero, se podrá visitar en horario de mañana de lunes a viernes, de 10.00 a 13.30 horas y sábados de 11.00 a 14.00 horas. Los martes y viernes también de 17.00 a 20.00 horas. La entrada es gratuita.

Dalí y sus obras

Místico y narcisista, Salvador Dalí (Figueres, 1904-1989) es el más conocido representante del surrealismo europeo gracias a sus ideas estéticas, el llamado método paranoico-crítico, y a su personal universo onírico y simbólico.

La técnica de Dalí se caracteriza por un dibujo meticuloso, una minuciosidad casi fotográfica en el tratamiento de los detalles y unos colores muy brillantes y luminosos. El personaje cervantino de Don Quijote ejerció una intensa fascinación sobre el artista y durante su extensa trayectoria, Dalí lo recreó en innumerables ocasiones, en su aspecto externo y en sus rasgos espirituales y de carácter.

Existe un vínculo muy fuerte entre Don Quijote y Salvador Dalí: Don Quijote fue un personaje que vivía en un mundo en el que se mezclaban las fantasías con la realidad.